martes, 19 de agosto de 2014

DEFINICIÓN DE CUENTO

Dora Pastoriza de Etchebarne

Las consideraciones anotadas hasta este momento nos dan la certeza de las remotas fuentes en que se ha nutrido la imaginación de los hombres para la creación de cuentos, pero ellas resultan insuficientes para la ubicación que, dentro de la historia literaria, corresponde al género que nos ocupa. Para lograrla haremos una referencia acerca del significado del vocablo cuento; y luego realizaremos una rápida incursión por las principales recopilaciones que aunque no fueron hechas para niños, llevan el germen -a veces hasta el argumento. de lo que más tarde serían cuentos infantiles.
"Cuento -en general- es la narración de lo sucedido o de lo que se supone sucedido" (8), nos dice Juan Valera, definición que admite dos posibilidades aplicables al fondo y a la forma: cuento sería la narración de algo acontecido o imaginado; la narración expuesta oralmente o por escrito, en verso o en prosa.
En efecto -y seguimos de cerca al escritor español- en épocas primitivas, cuando todavía no se conocía la escritura, los hombres se transmitían sus observaciones, impresiones o recuerdos, por vía oral; cuento era entonces lo que se narraba, de ahí la relación entre contar y hablar (fabular, fablar, hablar) porque como no siempre lo contado era lo verdadero, a la par que contaban, fabulaban, es decir, al hablar dejaban en libertad su imaginación.
Esto no fue totalmente intencional, pues en el origen de los relatos existe un ansia de explicación del mundo; sólo más tarde se elaboraron consciente y premeditadamente para agradar o para educar.

Fragmento tomado del libro: El cuento en la literatura infantil y juvenil. (1962). Buenos Aires: Editorial Kapelusz.

miércoles, 12 de junio de 2013

CONTANDO...

Retrato y nostalgia
Ramelis Velásquez

Uno, dos, tres, cuatro, cinco. Mírate los dedos, Laura Beatriz, cuéntalos mientras Eriberto te toma la foto. Ahí estás paradita y detrás de ti el busto de la plaza. Fotos, risas, los árboles, los que posan y sólo fotografían la nostalgia. No te gusta estar de espaldas a la estatua porque crees que unos brazos inmensos saldrán de ella y te envolverán hasta llevarte a la profundidad de la tierra. Pero no se te ve el rostro, ¡qué broma con esa brisa!
La mascota de Matitica también está allí dando vueltas alrededor de los que quieren superar el olvido; parece que se vino detrás de ella. Pero, ¿cómo puede venir un perro desde Los Dos Caminos, y, además, desde los años 40? Bueno, es un animal especial.

Laura Beatriz visitaba con frecuencia a unas tías que vivían en la calle Zea  y, en las noches, terminaba  hablando y jugando con los difuntos. Penetraban las paredes y reían como niños, llegaban a la plaza y se volvían locos entre tantos árboles. Ella esperaba ansiosa el momento en que nuestros familiares del más allá la llamaran para hacer cualquier travesura. Con razón en muchas ocasiones no quería levantarse en las mañanas aludiendo un cansancio casi contagioso.

Una noche  Laura Beatriz se sentó con tres amigas en la sala de su casa a escuchar música. Apagaron las luces y se quedaron juntas en el mueble grande. De pronto, Laura Beatriz murmuró: ¿Y si nos asustan? No había terminado de pronunciar la última letra cuando ya las amigas habían traspasado la puerta principal del puro susto. Laura Beatriz se había quedado estática, sorprendida por la rapidez de sus valientes amigas y por la forma en que habían salido de la casa. Pero en el momento en que reaccionó, emprendiendo al mismo tiempo la huida, sintió que le sacudieron el vestido. Después el sonido de la campanita, la espera, la curiosidad, para ver el perro que se estaba acercando a la puerta, pero casi nunca aparecía o lo hacía cuando le venía en gana. Ese perro de Matitica tiene como sesenta años de existencia en el otro mundo, y en éste también, decía la tía Carmen.

Lo que me gusta de todo es cómo a Laura Beatriz, a sus tías y a sus amigas les fascinaba fotografiarse con el perro fantasma. Luego, más interesantes resultaban esos rostros extrañados por la ausencia del animal. Se creían víctimas de una burla: Matitica muy sonriente sentada en una mecedora detrás del perro, Laura Beatriz agachada abrazando al perro. Crucita  Gómez sentada con su mano derecha reposando en la cabeza del canino. Arcadia invitándolo a saborear sus vasitos de guayaba, la China Vásquez dándole un beso al perro. María Torcatt ofreciéndole un hueso y Margot, la lusitana, compartiendo su pan portugués con el perro. Pero, ¿dónde está?, ¿qué se hizo?, ¿cómo puede un simple animalito, de campanita en el cuello y pelaje negro, desaparecer de una foto?

Matitica, Laura Beatriz y sus amigas comenzaron a obsesionarse con el perrito. Cada una había comprado una campanita y la hacían sonar para atraer al animal. Tilín, tilín, tilín... Era para morirse de la risa. Parecían sacerdotisas en una graciosa danza con redobles de campana. Campaneando, campaneando... Así recorrían la casa, sus pasillos, los cuartos, los baños, hasta el último y polvoriento rincón.

Del libro El mundo fantasmal de Laura Beatriz. Caracas: Fundación Editorial El perro y la rana, 2010.
Paramaconi, el caimán que vence a los monstruos de Ulises
Ramelis Velásquez

Ulises es un niño que juega en el jardín de su casa. Yo paso todas las tardes frente a la puerta y lo veo distraído, sentado, moviendo los labios como hablando con alguien que sólo él conoce. Ulises tiene cinco años. Su pelo enroscado brilla tanto como sus ojos cafés. Yo soy mayor que él –unos cinco años más-, lo saludo “Hola pequeñín” y él apenas si voltea, apenas si advierte que estoy allí, quizás tan invisible como quien lo acompaña, lo estoy viendo y sé de sus picardías, sé que los carros no se le han perdido, los carritos que le dejó su papá la última vez que estuvieron juntos deslizándolos por el filo de la jardinera. Cuando le diga a su amigo que lo ayude a buscarlos, yo también quisiera estar allí con él rastreando los rincones de la casa, haciendo las veces que busco unos carritos que siempre han estado en los bolsillos de su pantalón. Pero no puedo  porque su mamá no me quiere ver cerca. Es una señora desconfiada. Tal vez la soledad sea la culpable de eso. Mi mamá me dice que la comprenda porque le ha tocado vivir situaciones difíciles (ella sabe la historia de la mamá de Ulises) y el niño es el único motivo que tiene para seguir adelante. Cree que yo le quité los juguetes a su hijo y no sé cómo decirle que él los esconde y habla siempre con alguien a quien le pide que lo ayude a buscarlos. Bueno, eso es lo que yo imagino cuando paso por allí y no veo los carritos por ningún lado.

Su mamá también habla sola y mueve las manos haciendo gestos como si alguien estuviese con ella. Hoy en la mañana la vi leer el periódico. Yo caminé al colegio, haciéndome el desentendido o esperando un saludo cariñoso como señal de que ya no piensa cosas malas de mí. Ella estaba allí, recostada a un lado del kiosco de la esquina de la cuadra donde se encuentran nuestras casas. La vi buscando como desesperada no sé qué en alguna sección. Le pagó al señor Marín, el kiosquero, y avanzó con la mirada perdida entre la llovizna y los repentinos sacudones de brisa fría. Estaba triste, sus lágrimas formaban un pequeño diluvio en su rostro y hasta pude ver un remolino, no miento. Cuando pasó cerca de mí casi me ahogué en su diluvio nada más con mirarla. Creo que se debe al padre de Ulises. Alguna vez  lo conocí, pero sólo por casualidad una tarde que me quedé con el niño cuidándolo, haciéndole compañía en sus juegos, hasta que su padre llegó con su barba abundante, abrazándolo y sacando de uno de sus bolsillos unos caramelos y los carritos. Su papá es checoslovaco –una palabra que me costó un poco aprenderla- y se la pasa de aquí para allá, sin lugar definido donde vivir. He oído que no puede llevar una vida normal, no sé ni entiendo por qué. Lo único que sé es que cuando ve a su hijo es como si absorbiera la luz del sol por completo porque sus ojos brillan tanto como los de Ulises. Creo que lo quiere mucho y es posible que se dedique sólo a jugar con él, a abrazarlo repetidas veces, porque sabe que no puede estar mucho tiempo.

Ulises tiene una abuela, la mamá de su papá. Vive allí con su nuera y apenas si puede vérsele los domingos cuando sale vestida de negro, lentes oscuros, pañoleta y sandalias anticuadas para ir a misa. Las señoras del barrio que van a la iglesia, la pequeña, pero acogedora iglesia del barrio, la miran y cuchichean como intrigadas de que salga ese día casi como un murciélago fugaz en la claridad y vaya sólo a la catedral. Es una señora de gesto duro y silencio infinito; uno se da cuenta que no se le puede hablar. “Lleva el regaño adelantado en el rostro”, dice mi tía Paula revirando los ojos, porque una vez se llegó hasta la puerta de su casa para venderle un número de una batidora que estaba rifando y la abuela desalmada, malhumorada, le contestó que mejor fuese a batir sus neuronas. La verdad es que fue muy atrevida con mi tía, aunque en ocasiones mi mamá y yo casi le damos la razón a la señora.

Creo que los adultos tienen un mundo bastante enmarañado y muchas veces aburrido cuando han perdido los motivos para reír. Y allí en la casa de Ulises hace tiempo la risa no aparece, hace tiempo mi amigo está en una soledad casi parecida a la de los adultos que viven con él y eso no me gusta. Sólo los juguetes parecen los únicos habitantes de la casa. Yo quiero a Ulises, creo que debe reír como yo y, si respeto la promesa que hice, voy a protegerlo porque soy su hermano mayor, su hermano de corazón. Además, los dos tenemos nombres de hombres importantes que vivieron aventuras y se enfrentaron a obstáculos. Algo me habló la maestra de los cíclopes o las sirenas que cantaban como bellas doncellas para atraer a los navegantes, pero luego, resultaban monstruos marinos cuando los hombres se acercaban hipnotizados por el canto… O cuando en un reino perdido los compañeros de Ulises (mi papá me dice que eran esclavos del héroe y no sé si creerle) fueron convertidos en cerdos por una hechicera malvada (muy parecida a la abuela de Ulises). Pero no, nada de eso puede ocurrir ni con mi amigo ni conmigo.

El nombre de Ulises es interesante como el mío. Mi nombre es Paramaconi. Aquella vez cuando conocí a su papá, le pregunté si él se llamaba como su hijo y contestó que sí alborotándome el cabello. Le pregunté de dónde era ese nombre y me dijo que de la mitología griega y, entonces, cuando seguí con las preguntas me respondió que le gustaría conversar conmigo, pero debía estar con su hijo porque eran pocas las veces que podía verlo. Al día siguiente le pedí a la maestra que me explicara qué era eso de la mitología griega y entonces me dijo un montón de cosas que estoy ordenándolas en mi mente y hasta las he anotado en un cuaderno para que no se me olviden. También leí algo en Internet. Mi nombre también pertenece a una historia, pero a una más real, a una que es indígena, llena de batallas y defensas contra los invasores españoles, eso me lo dijo mi abuela Encarnación. Paramaconi significa “caimán pequeño”; es como imaginar que ese caimán pequeño nace de la tierra. Yo soy un caimán con alma de tierra.

El señor Ulises sacó de su bolso una piedra de coral y me hizo prometerle que sería amigo de su hijo, como un hermano mayor, y puso la pieza en mi mano en señal de que era un compromiso. Me dijo: “Cuando veas la piedra estarás siempre pendiente de lo que prometiste”. Por eso, cuando miro a Ulises jugar solo en el jardín y hablar como si estuviese acompañado aprieto la piedra que llevo en el bolsillo de mi pantalón y recuerdo mi promesa. Pero ¿cómo vuelvo a entrar en su casa?

He pensado en un plan para acercarme a Ulises. Debo convencerlo de que hay unas aventuras que podemos vivir juntos. Es cierto que la brisa marina hace reír a la gente. Quiero que Ulises ría y sea feliz para que cuando llegue a adulto no olvide nunca que una vez vivió aventuras extraordinarias con un amigo de infancia. Para que sus enojos no sean tan largos, para que no herede el regaño adelantado en su rostro, para que no se sienta ni hable solo por la calle.

He pensado que puedo invitar a Ulises a un paseo en el barco grande de mi tío Toño José que es pescador. El barco está fondeado en la bahía de Juan Griego. A veces me ha llevado con él y veo cómo se hace a la pesca y me imagino que las sirenas saltarán de un momento a otro como los delfines cuando siguen el curso del barco. He pensado que sería fabuloso tener una aventura en altamar y luchar contra monstruos o leviatanes. Y después, en el descanso, dejar que la lluvia caiga en nuestros rostros por largo rato o ver los peces luminosos que por momentos alumbran la ruta de navegación en las noches como mensajeros de la luna.

Es posible que Ulises vuelva a reír y deje de hablar con seres invisibles, aunque mi abuela me diga que tenga paciencia con él porque está enfermo, porque está perdido como en un túnel y nadie puede entrar en él. Pero es que él en realidad no está enfermo. Solamente está en su mundo como yo estoy en el mío que no es tan distinto al suyo y si unimos nuestras fantasías, yo puedo acompañarlo, cuidarlo como su hermano mayor, entonces algún día, claro que sí, algún día él me contará a mí qué le parecieron nuestras aventuras.  

Hace tres días le pedí a mi tío que hiciera algo por mí. Le dije que hablara con Sofía, la mamá de Ulises, para que le permitiera navegar con nosotros. Mi tío me dijo que debíamos invitarla a ella también. Pensándolo mejor creo que a la señora Sofía le hace falta ver el mar. Pero tuvo que intervenir mi mamá para convencerla de que le haría bien a los dos respirar la brisa marina (y hasta a los tres si su suegra se sumaba).

Salimos el viernes de madrugada. Tío Toño José decidió no hacer faena y nos regaló un paseo por el archipiélago Los Testigos. Ulises estaba sentado, distraído como siempre,  mientras Sofía hablaba con mi mamá. De pronto vimos los delfines saltando y siguiendo al barco, también aparecieron unos cachalotes. Todos estábamos eufóricos viendo aquel espectáculo y cuando giré, como lo hacía cada cierto tiempo para ver a mi amigo, me percaté de que Ulises no estaba sentado. Lo busqué con la mirada por el perímetro del barco y allí estaba, a un costado, cerca de la proa, señalando a los delfines y gritando como los demás. Cuando le avisé a su mamá para que lo viera, ella se quedó paralizada como si estuviese ante un espanto y corrió a abrazarlo. Los demás estábamos con la boca abierta de la impresión. Lo levantó en sus brazos y empezó a señalar con él los cachalotes, ella le hacía preguntas y él le contestaba como si nada hubiese ocurrido, como si hubiese despertado de un sueño profundo o hubiese llegado de un largo viaje en donde luchó contra los obstáculos más terribles y monstruosos.

Desde entonces, desde ese día inolvidable, soy el hermano mayor de Ulises, quien ahora ha emprendido un viaje donde hay personas de carne y hueso con las que habla. La mamá de Ulises y su abuela casi me adoptan porque no quieren que salga de su casa.


 Yo soy Paramaconi, el caimán pequeño que cuida la tierra, el caimán que ruge a los monstruos que quieran invadir los sueños de Ulises.  

jueves, 16 de mayo de 2013

A 310 AÑOS DE LA MUERTE DE UNO DE LOS HOMBRES A QUIEN SE LE DEBE  LA CONFORMACIÓN DE LO QUE HOY CONOCEMOS COMO LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL


Charles Perrault (1628-1703)

 

Charles Perrault vino al mundo, el 12 enero de 1628, en París. Sus padres son Pierre Perrault, abogado del Parlamento de París y Paquette Leclerc. Educado en el colegio Beauvais ( París) se aficionó a la Literatura desde su niñez. En estos años, compone, junto a su amigo Baurin y sus hermanos Claude y Nicolas una Enéiade travestie 1637. Obtuvo su licenciatura de derecho en 1651, es nombrado abogado del foro de París.

Escribe en 1653 con su hermano Claude" Los muros de Troya o el origen de lo burlesco".

Entre 1654 y 1664 trabaja en la Administración de la Recaudación General de Hacienda, dirigida por su hermano Pierre.
Alto funcionario y protegido de Colbert, publica obras de género galante y parodias antes de decantarse por los Modernos frente a los partidarios de la Antiguedad de la Academia Francesa, de la que es miembro desde 1671. En 1672 se casa con Marie Guichon. En 1673 es nombrado bibliotecario de la Academia. Este mismo año nace su primer hijo. Su esposa muere en 1678, y, en 1700 Perrault pierde a su hijo pequeño en la guerra. El autor de Caperucita Roja murió la noche del 15 al 16 de mayo de 1703 en su casa de París a la edad de 75 años. Su polémico poema El Siglo de Luis el Grande (1687) así como su Paralelo entre los Antiguos y los Modernos (entre 1688 y 1697),  muy criticados por Boileau, presentan y codifican sus argumentos : critica el principio de autoridad y afirma que el progreso es posible gracias a las artes tanto como a las ciencias y subraya la superioridad del "siglo de Luis" sobre el siglo de Augusto. Con sus Historias o Cuentos del tiempo pasado (también llamados Cuentos de mi madre la Oca, 1697) consigue gran fama e inaugura el género literario de los cuentos de hadas.

Además :

En 1697 publica los "Cuentos y relatos del tiempo pasado" dedicados a Elisabeth Charlotte d' Orleans sobrina de Luis XIV :
  • Barba Azul (Barbe Bleue)
  • La Bella durmiente (La Belle au bois dormant)
  • Cenicienta (Cendrillon)
  • El Gato con Botas (Le Chat Botté)
  • Las Hadas (Les Fées)
  • Caperucita Roja (Le Petit Chaperon Rouge)
  • Pulgarcito (Le Petit Poucet)
  • Riquete el del Copete (Riquet à la Houppe).


Información tomada de: http://usuarios2.arsystel.com/caperucitaroja/perrault/biografia.htm

jueves, 27 de septiembre de 2012

                                               El poder de la fantasía
                                               Víctor Montoya


La palabra fantasía viene del griego "phantasia", que significa: facultad mental para imaginarse cosas inexistentes y proceso mediante el cual se reproducen con imágenes los objetos del entorno. La fantasía, que debe ser defendida a toda costa, constituye el grado superior de la imaginación capaz de dar forma sensible a las ideas y de alterar la realidad, de hacer que los animales hablen, las alfombras vuelen y las cosas aparezcan y desaparezcan como por arte de magia.

La fantasía recoge su material de la realidad interna y externa, con la cual se concibe una realidad distinta, revirtiéndola o reformándola. Con el golpe de la imaginación se puede asociar las imágenes de la realidad y agruparlas en una totalidad con significado diferente, como el hecho de juntar el cuerpo de un hombre y un caballo para dar nacimiento a un centauro o dotar propiedades humanas a animales y objetos inanimados. Con la fantasía se puede deformar la personalidad a partir de un pequeño defecto; por ejemplo, quitarle la propiedad de maldad a lo diabólico o hacer de la virtud de lo bueno mucho más bueno.

La fantasía cumple una función imprescindible en nuestras vidas, no sólo porque sirve como válvula de escape a la realidad existencial, sino también porque es la fuerza impulsora que permite rectificar la realidad insatisfactoria y realizar los deseos inconclusos por medio de los ensueños. "Si la persona es pasiva, si no lucha por un futuro mejor y su vida actual es difícil y falta de alegrías, con frecuencia se crea una vida ilusoria, inventada, en la que se satisfacen completamente sus necesidades, donde él todo lo puede, donde ocupa una posición imposible de alcanzar en el momento actual y en la vida real. La imaginación pasiva puede surgir no intencionalmente. Esto sucede principalmente cuando se debilita la actividad de la conciencia, del segundo sistema de señales, en un estado de ocio temporal, en estado de somnolencia, en estado de afecto, durante el sueño (los sueños), en estado de afecciones patológicas de la conciencia (alucinaciones), etc." (Petrovski, A., 1980, p. 323).

La fantasía, al igual que el pensamiento, es uno de los procesos cognoscitivos superiores que nos diferencian de la actividad instintiva de los animales irracionales. No es casual que en el plano laboral sea imposible empezar un trabajo sin antes imaginar su resultado. La fantasía es tan importante para construir una mesa como para escribir un libro, pues ambos requieren ser planificados por anticipado, para obtener el mismo resultado que se concibió por medio de la imaginación; un aspecto que es indispensable en el trabajo artístico, científico, literario, musical y en todas las actividades en las cuales interviene la capacidad creativa.

La fantasía, como cualquier otro aspecto del conocimiento humano, ha sido un tema que ocupó el tiempo y la mente de los hombres desde la más remota antigüedad. Los filósofos como Schiller, Schelling, Schopenhauer y Hegel, ponderaron el rol activo de la fantasía en los procesos racionales y cognitivos, mientras los escritores románticos, como Wordsworth y Coleridge, sostuvieron la teoría de que sólo a través de la fantasía se podía alcanzar la ciencia y la verdad.

Sin fantasía no es posible ningún conocimiento humano. La imaginación, concebida como una facultad capaz de reproducir mentalmente las causas y soluciones de los problemas reales, es la mejor ayuda para un psicólogo, sobre todo cuando tiene que hacerse una idea de la situación del paciente y debe encontrar la orientación terapéutica correcta. La psicología moderna ha constatado que el poder de la fantasía sobre la psique es más determinante que el principio del deseo, pues se dice que en el conflicto entre deseo y fantasía es siempre la fantasía la que se sobrepone al principio del deseo.

La fantasía, aparte de constituir uno de los elementos vitales que permitieron al hombre sobrevivir en medio de la naturaleza salvaje, es un don que deben cultivar los individuos, pues sin ella sería más difícil reformar o transformar la realidad insatisfactoria y alcanzar un desarrollo humanístico y tecnológico en provecho de la colectividad. La fantasía forma parte de nuestro cerebro desde el instante en que la usamos como mecanismo de supervivencia, para descubrir nuestra situación existencial, contemplar el mundo desde otras perspectivas, estimular nuestras posibilidades creativas y satisfacer los deseos no cumplidos. En concreto, como señaló J. J. R. Tolkien: "La fantasía es, como muchas otras cosas, un derecho legítimo de todo ser humano", pues a través de ella se halla una completa libertad y satisfacción.


Consideraciones sobre la fantasía infantil

Bruno Bettelheim, en su investigación psicoanalítica de los cuentos de hadas, encontró en la trama un alto valor estético y terapéutico, capaz de desencadenar las ataduras neuróticas y ayudar a los niños a solucionar sus angustias y conflictos emocionales. Sin embargo, ya mucho antes de que Bettelheim diera a conocer su Psicoanálisis de los cuentos de hadas, Sigmund Freud definió la fantasía como un fenómeno inherente al pensamiento, como una actividad psíquica que está en la base del juego de los niños y en el arte de los adultos, puesto que los instintos insatisfechos son las fuerzas impulsoras de la fantasía y cada fantasía es una satisfacción de deseos, una rectificación de la realidad insatisfactoria. Tanto el juego como el arte ayudan al individuo a soportar una realidad apuntalada de conflictos emocionales y contradicciones sociales. "¿No habremos de buscar ya en el niño las primeras huellas de la actividad poética?", indagaba Freud. "La ocupación favorita y más intensa del niño es el juego. Acaso sea lícito afirmar que todo niño que juega se conduce como un poeta, creándose un mundo propio o, más exactamente, situando las cosas de su mundo en un orden nuevo, grato para él. Sería injusto en este caso pensar que no toma en serio ese mundo; por el contrario, toma muy en serio su juego y dedica en él grandes afectos. La antítesis del juego no es la gravedad, sino la realidad. El niño distingue muy bien la realidad del mundo y su juego, a pesar de la carga de afecto con que lo satura, y gusta de apoyar los objetos y circunstancias que imagina en objetos tangibles y visibles del mundo real. Este apoyo es lo que aún diferencia el ‘jugar’ infantil del ‘fantasear’ (...). El poeta hace lo mismo que el niño que juega: crea un mundo fantástico y lo toma muy en serio; esto es, se siente íntimamente ligado a él, aunque sin dejar de diferenciarlo resueltamente de la realidad (...). Cuando el niño se ha hecho adulto y ha dejado de jugar; cuando se ha esforzado psíquicamente, a través de decenios enteros, en aprehender, con toda la gravedad exigida, las realidades de la vida, puede llegar un día a una disposición anímica que suprima de nuevo la antítesis entre el juego y la realidad. El adulto puede evocar con cuánta gravedad se entregaba a sus juegos infantiles y, comparando ahora sus ocupaciones pretendidamente serias con aquellos juegos pueriles, rechazar el agobio demasiado intenso de la vida y conquistar el intenso placer del humor (...). El hombre que deja de ser niño, en lugar de jugar, fantasea. Hace castillos en el aire; crea aquello que denominamos ensueños o sueños diurnos" (Freud, S., 1984, pp. 10-11).

De modo que la actividad de la fantasía es la creación artística, los sueños diurnos y el ingenioso juego de los niños, especialmente el "juego de roles", a través del cual los niños representan el rol profesional y familiar de los adultos. El niño, en su deseo de ser adulto, juega a ser mayor, imitando en el juego lo que de la vida de los mayores ha llegado a conocer. Pero no tiene motivo alguno para ocultar tal deseo, como ocurre con el adulto, quien, sujeto a las normas lógicas y racionales de su entorno, se avergüenza de sus fantasías porque las considera propias de un infantilismo pueril e ilícito. El niño, en cambio, juega y fantasea hasta el cansancio, representa una serie de personajes en su proceso de socialización, independientemente de cuál sea la reacción de su entorno. El niño imita el ladrido del perro y representa a los personajes del cine y la televisión. En su mundo fantástico todo es posible: la hormiga habla con voz humana, el árbol corre por las praderas y las piedras levantan vuelo como los pájaros. El niño, a diferencia del adulto, no tiene por qué avergonzarse ni ocultar sus fantasías a los demás. Él es el artífice de un mundo hecho de magia y fantasía, donde sólo tienen acceso quienes están dispuestos a seguir sus reglas.

El juego es una de las actividades principales del niño en el período preescolar, pues le permite desarrollar sus facultades sociales e imaginativas, en virtud de que "la situación imaginada es elemento indispensable del juego y es una transformación libre, no limitada por las reglas de la lógica y por las exigencias de que debe parecer real, de la reserva de representaciones acumulada por el niño. La imagen de la fantasía se manifiesta aquí como programa de la actividad creativa. El niño que imagina ser cosmonauta estructura correspondientemente su conducta y la conducta de sus compañeros de juego: se despide de sus "parientes y amigos", da parte al "constructor general", representa el cohete durante la partida y, a sí mismo, dentro del cohete, etc. Los juegos con personajes que ofrecen rico alimento a la imaginación infantil permiten al niño profundizar y consolidar cualidades valiosas de la personalidad (valentía, decisión, organización, ingenio, etc.), confrontando su conducta y la conducta ajena en la situación imaginada y con la conducta del personaje imaginado, el niño aprende a realizar las necesarias evaluaciones y comparaciones" (Petrovski, A., 1976, pp. 329-330).

La fantasía, que emerge de lo concreto y no de lo abstracto, hace que el niño invente y modifique su entorno, así como Leonardo da Vinci diseñó una nave espacial luego de observar a los pájaros, o como Julio Verne escribió aventuras de submarinos después de observar a los peces. Del mismo modo, los niños, por medio de su imaginación inagotable, transforman la realidad en la que viven, sobre todo, si se piensa que cualquier actividad fantástica en ellos es reproducción, herencia o imitación de su experiencia anterior, de acciones y situaciones observadas, sentidas u oídas en la naturaleza y en el mundo adulto. La prueba está en que un niño puede tenderse de bruces sobre el césped e imaginar que las nubes son monstruos surcando el espacio o, estando sentado en una caja, imaginarse que es un pirata a bordo de una nave meciéndose en alta mar, asediado por ballenas y tiburones.

La fantasía no es un privilegio reservado sólo para escritores y pintores, sino una facultad humana que ocupa un primer lugar en la vida mental de los niños, quienes, como los hombres primitivos, recurren a la imaginación para compensar su falta de capacidad cognoscitiva. Según Henri Wallon: "Lo único que sabe el niño es vivir su infancia. Conocerla corresponde al adulto" (Wallon, H., 1980, p. 13).

Una de las constantes del poder de la fantasía es que los niños, mejor que nadie, gozan con las aventuras de la imaginación, con esos hechos y personajes que los transportan hasta la sutil frontera que separa a la realidad de la fantasía, pues todo lo que es lógico para el adulto, puede ser fantástico para el niño, y todo lo que al adulto le sirve para descansar, al niño le sirve para gozar. El niño, a diferencia del adulto, ve en el realismo un mundo lleno de magia y ficción, como dijera la psicóloga italiana Paula Lombroso: "Todas nuestras distinciones doctas y sutiles entre el reino animal, vegetal y mineral, entre cosas animadas e inanimadas, no existen para los niños" (Lombroso, P., 1923, p. 142).


La fantasía como estímulo de la creatividad

La fantasía es una condición fundamental del desarrollo normal de la personalidad del niño, le es orgánicamente inherente y necesaria para que se expresen libremente sus posibilidades creadoras. La fantasía estimula al hombre común y al hombre de ciencia. El físico alemán-americano Albert Einstein, entrevistado por George Silvestre Viereck en 1929, dijo: "Soy lo suficientemente artista como para dibujar libremente sobre mi imaginación. La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación circunda el mundo (...). Cuando me examino a mí mismo y mis formas de pensar, llego a la conclusión de que el regalo de la fantasía ha significado más para mí que mi talento para absorber el conocimiento positivo". Sin duda, ninguna persona activa y de pensamiento normal podría vivir sin fantasía. Varios matemáticos, atribuyéndole gran importancia al papel de la imaginación en la vida de los seres humanos y la creación científica, manifestaron que ni los cálculos diferenciales ni integrales se pudieron haber descubierto sin la ayuda de la fantasía.

La historia de los descubrimientos científicos contiene gran cantidad de ejemplos en que la imaginación intervino como uno de los elementos más importantes de la actividad científica, en virtud de que la fantasía tiene una propiedad cuyo valor y cualidad es inestimable. Opinión que comparte el escritor Kornej Chukovski, quien, en su libro De los dos a los cinco cuenta el caso de una madre, enemiga de los cuentos y de la fantasía, cuyo hijo, quizás por venganza por habérsele quitado los cuentos, empezó a entregarse a la fantasía más exuberante. Así, "inventa que a su habitación fue a visitarlo un elefante rojo, que tiene una osa amiga y, por favor, no se siente en la silla del lado, porque, ¿acaso no ve? Está la osa en esta silla. ‘Mamá, ¿dónde vas? ¡Vas donde los lobos! ¡No ves que aquí están los lobos!’ " (Chukovski, K., 1968, p. 277).

Entre los estudiosos de la literatura, algunos tendieron cercos a la fantasía como si fuese un elemento de dimensiones determinadas, al que se le puede empaquetar para hacer regalos de cumpleaños o Navidad; mientras otros, simple y llanamente, negaron su existencia, como quien niega la existencia de los sentimientos y los sueños por carecer de cuerpo. Empero, la mejor respuesta a esta tendencia nihilista fue la de guiar a los niños hacia el mundo de la fantasía, que es su propio mundo, con la ayuda de libros que estimulan el desarrollo de su imaginación, su destreza lingüística y sensibilidad estética. El psicólogo considera que "la imaginación favorece al desarrollo de la actividad mental del niño, como si fuese una gimnasia voluntaria, y la compara con la actividad física intensa de los primeros años de vida, que favorece el desarrollo muscular del cuerpo. Y también reconoce en la imaginación instrumentos de conocimiento de sí mismo y del mundo que le rodea" (Elizagaray, M-O., 1976, p.16).

El psicólogo suizo Jean Piaget estaba convencido de que el niño estructura su capacidad y sus conocimientos a partir de su entorno y de sí mismo, por medio de estructurar sus experiencias e impresiones, y organizar sus instrumentos de expresión. Cuando el niño escucha un cuento fantástico o de hadas, que trata sobre algo nuevo, puede aprender y asimilar con la ayuda de sus conceptos y experiencias anteriores, y para alcanzar una comprensión más profunda y desarrollar su nuevo concepto, el niño acomoda sus conocimientos nuevos a sus conocimientos viejos. Según confirman muchos antecedentes psicológicos, la fantasía del niño es una de las condiciones más importantes para la asimilación de la experiencia social y los conocimientos.


Fantasía y literatura infantil

La actividad lúdica de los niños, como la fantasía y la invención, es una de las fuentes esenciales que le permiten reafirmar su identidad tanto de manera colectiva como individual. La otra fuente esencial es el descubrimiento de la literatura infantil cuyos cuentos populares, relatos de aventuras, rondas y poesías, le ayudan a recrear y potenciar su fantasía.

La literatura infantil, aparte de ser una auténtica y alta creación poética, que representa una parte esencial de la expresión cultural del lenguaje y el pensamiento, ayuda poderosamente a la formación ética y estética del niño, al ampliarle su incipiente sensibilidad y abrirle las puertas de su fantasía.
Sin embargo, así como la fantasía es un poder positivo que estimula la creatividad humana, es también un poder peligroso, si a través de ella se exaltan valores que rompen con las normas morales y éticas de una sociedad determinada. Claro está que la fantasía por la fantasía no es ninguna garantía para que la literatura sea de por sí buena y sus fines constructivos. La fantasía, como cualquier otra facultad humana, puede ser usada como un recurso negativo. Esto ocurre, por citar un caso, cuando por medio de una obra literaria se proyectan prejuicios sociales o raciales, con el fin de lograr objetivos que son negativos para la convivencia social y la formación de la personalidad del niño.

Afortunadamente, gracias a la acción de los mecanismos de la imaginación, tanto el transmisor (autor) como el receptor (lector), saben que el argumento y los personajes de una obra literaria no siempre corresponden a la realidad, sino a la fantasía de su creador, quien, a diferencia de lo que sucede en la vida concreta, determina con su imaginación el destino de los personajes, el hilo argumental, la trama y el desenlace de la obra. En este caso, la fantasía del autor nos acerca a una nueva realidad que, aun siendo ficticia, ha sido inventada sobre la base de los elementos arrancados de la realidad. Asimismo, la fantasía no sólo cumple una función invalorable en la vida del escritor, sino también del hombre de ciencia. La fantasía prueba las posibilidades del pensamiento, encuentra nuevos medios y realiza los proyectos que luego se modifican con un pensamiento crítico. La fantasía es una palanca que sirve para transformar una realidad determinada y crear una obra que aún no existe.

Si bien es cierto que los cuentos populares han amamantado durante siglos la fantasía de grandes y chicos, es también cierto que ha llegado la hora de plantearse la necesidad de forjar una literatura específica para los niños, una literatura que desate el caudal de su imaginación y se despliegue de lo simple a lo complejo; de lo contrario, ni el libro más bello del mundo logrará despertar su interés, si su lenguaje es abstracto, su sintaxis intrincada y su contenido exento de fantasía.

Se debe partir del principio de que la imaginación está estrechamente vinculada al pensamiento y de que el pensamiento mágico del niño hace de él un poeta por excelencia. Toda obra que se le destine debe tener un carácter imaginario, un lenguaje sencillo y agradable, sin que por esto tenga que simplificarse o trivializarse. A este texto, depurado de toda lisonja idiomática, moral y retórica, se le debe añadir, en el mejor de los casos, ilustraciones que despierten su interés. Sólo así se garantizará que el niño encuentre en la obra literaria a su mejor compañero.

Las joyas literarias más codiciadas por los niños son los cuentos fantásticos, que narran historias donde los árboles bailan, las piedras corren, los ríos cantan y las montañas hablan. Los niños sienten especial fascinación por los castillos encantados, las voces misteriosas y las varitas mágicas.

El cuento, género en el cual es posible todo, también ha despertado el talento y la creatividad de muchos hombres célebres, y, para ilustrar esta afirmación, valga recordar la anécdota vertida por la bibliotecaria norteamericana Virginia Haviland, en el XV Congreso Internacional del IBBY, celebrado en Atenas en 1976: un día, una madre angustiada se dirige al padre de la Teoría de la Relatividad para pedirle un consejo: ¿qué debo leerle a mi hijo para que mejore sus facultades matemáticas y sea un hombre de ciencia? Cuentos, contestó Einstein. Muy bien, dijo la madre. Pero, ¿qué más? Más cuentos, replicó Einstein. ¿Y después de eso?, insistió la madre. Aún más cuentos, acotó Einstein.

Los poetas, sabios y niños, conocen los dones que los cuentos populares otorgan a los humanos para que éstos no pierdan el enlace con el maravilloso mundo al que tuvieron acceso en un tiempo remoto, y que aún siguen añorando. Dimensión mágica a la cual se refirió Alexander Solzhenitsin en su discurso de agradecimiento por el Premio Nobel de Literatura, que se le concedió en 1970: "Hay cosas que nos llevan más allá del mundo de las palabras; es como el espejito (diría también Alicia mirándose en el espejo inventado por Lewis Carroll) de los cuentos de hadas: se mira uno en él y lo que ve no es uno mismo. Por un instante vislumbramos lo inaccesible, por lo que clama el alma".

Nadie sabe con certeza a qué edad, forma o circunstancia aparece la imaginación en el niño. Empero, la aparición de las imágenes de la fantasía, que juegan un rol preponderante en su vida, es el resultado de la actividad del cerebro humano, compuesto de dos hemisferios que poseen numerosas circunvoluciones, que ponen en funcionamiento tanto la imaginación como otros procesos psíquicos.


Fantasía, animismo y mentira

Por la importancia que reviste la imaginación en los niños, los psicólogos han dividido la evolución de la fantasía en etapas: la primera consiste en el paso de la imaginación pasiva a la imaginación activa y creadora; la segunda, conocida con el nombre de "animismo", es la etapa en la cual el niño atribuye conciencia y voluntad a los elementos inorgánicos y a los fenómenos de la naturaleza. La fantasía del niño tiene tanto poder que es capaz de dotarle vida al objeto más insignificante. Por ejemplo, los de edad preescolar, al margen de personificar las funciones cotidianas de ciertos individuos del conglomerado social, pueden también personificar las letras del abecedario, decir que la letra "a" es una señora gorda y la "i" un caballero con sombrero. "La fantasía infantil", explica el psicólogo Lawrence A. Averill, "no conoce frenos: acá acepta el mundo tal como es. Allá lo rehúsa, en otra parte lo transforma (...). En este mundo que gira alrededor de la personalidad infantil, las reglas son aburridas o superfluas, el orden, el decoro, la consideración para los demás, pensamientos secundarios de adultos". Y, agregando, Cousinet dice: "El mundo en el cual vivimos no es el mismo que él —el niño— conoce. Los objetos no son los mismos, sino algo de ellos mismos y de cualquier otra cosa. La muñeca es una muñeca y también una pequeña niña; la silla es una silla y también un coche, un vagón de ferrocarril un vapor; el bastón es también un bastón y un caballo, el propio cuerpo es un cuerpo humano y en ocasiones también el cuerpo de una bestia. La preferida imaginación que el niño desliza en sus juegos, no es más que una confusión fácilmente observable (...). Una calabaza es una carroza, un ogro es un león o un ratón, una rata es un lacayo. Ulises es un joven o un viejo, Minerva es una diosa y una mortal. Proteo es todo lo que el niño quiere, un gato habla como un hombre, botas mágicas se adaptan a todos los pies. Es una transformación perpetua. Nada es sino que lo parece ser y las cosas sinfin y los seres pasan de un estado a otro, sin que uno pueda asirse de nada, sin que nada parezca estable, inmóvil, en este mundo irreal hecho de luz y de sombra" (Cousinet, R., 1911).
Una vez superada la etapa del "animismo", esencialmente vinculada a los objetos y al contexto familiar, el niño ingresa a la tercera etapa, en la cual imagina a personajes sobrenaturales cuyas hazañas lo seducen y sugestionan. "Empieza a darse cuenta de la complejidad del mundo con el arribo a esta llamada edad de la imaginación, que coincide con la entrada en la ‘edad de la razón’ (...). En este momento su interés se vuelve hacia los cuentos folklóricos primitivos, llamados a veces en un sentido genérico, cuentos de hadas, que los transportan al reino de lo fabuloso" (Elizagaray, M-O., 1975, p. 30).

El niño parece un hombre primitivo que, deslumbrado por lo desconocido y maravilloso, cree que los astros son seres fantásticos dominando sobre él y a quienes se les debe rendir pleitesía como lo hacían los incas al sol y la luna. Su imaginación galopante crea personajes esotéricos; unas veces bellísimos y otras horribles; de su temor surgen las hadas y los duendes, que lo protegen y lo amenazan. Los mitos y las leyendas, en sus versiones más sencillas, le encantan y sobrecogen como al hombre primitivo. Además, en este período entra en contacto con la escuela, el maestro y la literatura, que lo conducen de la mano por un mundo lleno de fantasía y misterio. Como bien decía Claparède: "El niño deforma la verdad y se gana el epíteto de embustero, sin embargo no tiene intención de engañar, sino que prolonga una comedia de la cual él mismo es juego a medias" (Claparède, É., 1916, p. 448).

Lo cierto es que la fabulación del niño no tiene nada que ver con la mitomanía del adulto. Para el niño es normal trocar la realidad en fantasía y la fantasía en realidad; la mentira en el adulto, en cambio, es una alteración de la verdad de manera voluntaria y consciente. No obstante, desde la más remota antigüedad hasta nuestros días, muchos siguen considerando al niño como un "homúnculo" (adulto en miniatura) y siguen exigiendo de él un razonamiento lógico, a pesar de que la psicología evolutiva ha demostrado que el niño tiene un dinamismo propio que lo diferencia del adulto.


Bibliografía
  • Casona, A: La hora de la fantasía, Boletín 24 del Centro de Divulgación de Prácticas Escolares, Montevideo, 1942.
  • Chukovski, Kornej: De los dos a los cinco, Diétskaya Literatura, Moscú, 1968.
  • Claparède, Édouard: Psicología del niño y pedagogía experimental, Madrid, 1916.
  • Cousinet, Roger: Les lectures des enfants, Ed. L' Educateur Moderne, París, 1911.
  • Elizagaray, Marina Alga: En torno a la literatura infantil, Ed Unión de Escritores y Artistas de Cuba, La Habana, 1975.
  • Elizagaray, Marina Alga: El poder de la literatura infantil para niños y jóvenes, Ed. Letras Cubanas, La Habana, 1976.
  • Freud, Sigmund: Psicoanálisis aplicado y técnica psicoanalítica, Ed. Alianza, Madrid, 1984.
  • González López, Waldo: Escribir para niños y jóvenes, Ed. Gente Nueva, La Habana, 1983.
  • Lombroso, Paula: La vita del bambini, Torino, 1923.
  • Petrovski, A.: Psicología general, Ed. Progreso, Moscú, 1980.
  • Sosa, Jesualdo: La literatura infantil, Ed. Losada, S.A., Buenos Aires, 1944.
  • Wallon, Henri: La evolución psicológica del niño, Ed. Grijalbo, Barcelona, 1980.
Publicado en: http://www.letralia.com/112/ensayo01.htm 

Ilustraciones tomadas de:  http://bibliocolors.blogspot.com  y  http://elmundodelashadas.com

Víctor Montoya, La Paz, Bolivia, 1958. Escritor, periodista cultural y pedagogo. Vivió desde su infancia en la población minera de Llallagua, al norte de Potosí. Durante la dictadura militar, acusado de organizar actividades subversivas, fue perseguido, torturado y encarcelado. Estando en el Panóptico Nacional de San Pedro y en la cárcel de mayor seguridad de Viacha-Chonchocoro, escribió su libro de testimonio “Huelga y represión”. Llegó exiliado a Suecia en 1977, tras haber sido liberado por una campaña de Amnistía Internacional. Es autor de más de una decena de libros entre novelas, cuentos, ensayos y crónicas. Dirigió las revistas literarias “PuertAbierta” y “Contraluz”. Su obra está traducida a varios idiomas y tiene cuentos en antologías internacionales. Escribe en publicaciones de América Latina, Europa y Estados Unidos. Es redactor responsable de la antología digital de los Narradores Latinoamericanos en Suecia: www.narradores.se. Actualmente radica en El Alto de La Paz.

Información:  http://victormontoyaescritor.blogspot.com/

lunes, 24 de septiembre de 2012

Imagen de: http://caminosdepoesia123.foro-colombia.net
LIBRO PRIMARIO

A Daniel Ordaz Velásquez

Libro primero, palabras,
ciegas que expanden sus luces;
palabras para que cruces
la escuela donde te labras.

Libro de mar, esencial,
libro parroquial mundano,
libro que me das la mano
para mi paso inicial.

Libro primero, tus hojas
las lleva mi pensamiento,
con ellas yo muevo el viento
y barcos para que escojas.

Libro que me cuentas pe-ras,
libro sílabas de amor;
libro fruto, mi primor,
que tanto de mí esperas.

Libro compañero fiel,
silabario de esperanzas,
desde tus hojas me lanzas
letras, dibujo y pincel.

Libro cópiame este río,
libro báñate en el mar,
libro quiero navegar
tu agua clara, tu rocío.

Libro, tú no te me vas:
mis penas, mis alegrías,
las llevas de noche y día,
libro tú no te me vas.


Poema inédito de Ramón Ordaz (Director de la Revista Latinoamericana de Poesía PODA).

La literatura infantil y juvenil al alcance

La literatura infantil y juvenil al alcance
Edgar Clément

SOBRE LA AUTORA

Ramelis Velásquez (1968). Autora venezolana nacida en Cumaná, estado Sucre. Realizó estudios de Letras en la Universidad Central de Venezuela y en la Universidad de Oriente. Licenciada en Educación Integral, mención Lengua (UNA) y Magíster en Educación Abierta y a Distancia por la misma institución. Narradora, ensayista e investigadora de la literatura infantil y juvenil. Se ha destacado como cuentista, así como ensayista de temas sobre poesía y narrativa, en especial, las que han sido dirigidas a niños, niñas y adolescentes. Su labor de investigadora se ha centrado en el proceso de recepción de las obras destinadas a los jóvenes lectores. Ha facilitado talleres de teoría y crítica de la LIJ y sobre el proceso de lectura. Correctora de la revista latinoamericana de poesía Poda (Fondo Editorial del Caribe, Barcelona, estado Anzoátegui).